Antonio Hernández Robles

Quiero agradeceros tanto a los seguidores como a los visitantes el que encontréis este Blog, como una forma de disfrutar del trabajo de campo que lleva a cabo este humilde fotógrafo y naturalista, con ello pretendo mostrar la Vida Salvaje y la Naturaleza que nos rodea, para así aprender a conocerla y a quererla, siendo este medio una manera de acercarnos a ella desde el punto de vista del naturalista, fotógrafo y amante del mundo animal.

Espero que disfrutéis y agradezco mucho la visita y los comentarios que algunos dedicáis a este trabajo.

Gracias.

domingo, 9 de julio de 2017

HERMANOS

   Estos dos zorros parecían llevarse muy bien dándose muestras de afecto mutuo, caricias y juegos, seguramente por ser hermanos de una misma camada..
   Nos queda mucho por aprender de los animales, sobre todo a nivel emocional. Sentimientos como el amor, el afecto, el compañerismo, el miedo, la alegría o la tristeza deben estar muy presentes en la vida cotidiana de los animales y sus relaciones con los de su especie. Lo que sí estoy seguro, es que otros como el odio o la crueldad, tan presentes en muchos seres de la especie humana, no tienen cabida en los animales.
   Muchos de vosotros cuando observéis estas fotografías, veréis a dos seres vivos tiernos y encantadores, pero habrá otros muchos que solo vean a dos alimañas abominables a las que es necesario exterminar.
   Por desgracia, ¡cuanto nos queda por avanzar!.




viernes, 23 de junio de 2017

EL BUITRE SABIO

   Hace ya demasiados años, allá por el año 1978 el naturalista Félix Rodríguez de la Fuente nos presentaba a Gaspar, un joven alimoche que no había tenido la oportunidad de viajar a África dónde otros congéneres suyos, aprendieron hace siglos a romper las duras cascaras de los huevos de avestruz, arrojando sobre ellos piedras de un determinado tamaño para alimentarse de su nutritivo contenido.
   Siendo ésto un comportamiento excepcional, pues es de los pocos animales junto con chimpancés y otros primates, cuervos, elefantes, delfines, nutrias marinas y alguno más que me dejaré, capaces de usar herramientas para un determinado fin, bien sea alimentarse, cazar, asearse etc.
   Con este experimento Félix nos enseñó como Gaspar, a pesar de no haber tenido contacto con otros individuos de su especie y por lo tanto observar como otros lo hacían, era capaz de coger guijarros y lanzarlos con fuerza contra el huevo hasta romper su cascara, demostrando con esto que se trata de un comportamiento instintivo.
   Cierto es que en algún momento de la evolución de la especie, hace posiblemente miles de años los primeros alimoches transmitirían este aprendizaje a sus descendientes hasta el punto de convertirse en algo congénito, demostrando con esto que los alimoches tienen memoria genética.












   ¿Pero que pasa cuando el huevo es demasiado pequeño?, pues que los alimoches hacen lo contrario, es decir cogen el huevo con el pico y lo arrojan directamente contra el suelo hasta que este se rompa y acceder a su contenido.
   Claro que a falta de huevos de avestruz en nuestro país, este es el comportamiento que pude fotografiar y que os muestro en esta serie de fotografías.
   Y que mejor lugar para encontrar alimoches y otras aves carroñeras que el parque Nacional de Monfragüe, en el Hide La Cañada, donde gracias a la amabilidad de sus propietarios tuvimos ocasión de observar y fotografiar esta y otras grandes carroñeras de nuestro país en un entorno privilegiado.

















   Esta rapaz de mediano tamaño que antaño habitaba todos los rincones de la geografía española y que en las últimas décadas ha sufrido uno de los retrocesos más alarmantes, colocándole en una peligrosa situación y todo porque debido a su particular forma de alimentarse, es especialmente sensible a la colocación de venenos, que aún se siguen sembrando en nuestros campos por parte de verdaderos criminales, así como las incomprensibles políticas europeas de no permitir abandonar los cadáveres en el campo, como se hizo toda la vida, para que nuestras carroñeras cumplan la función para que se especializaron desde lo más remoto de los tiempos.





   

lunes, 5 de junio de 2017

ÁGUILA CULEBRERA



   Hay miradas que matan y esa es la sensación que me produjo este águila culebrera (circaetus gallicus), cuando puso sus ojos sobre mi objetivo.
    Seguiremos intentando conseguir más imagenes de esta singular ave de presa que nos visita todas las primaveras desde sus cuarteles africanos.
   De momento valga este pequeño adelanto.